Los hermanos Caín y Abel

“La Voz de San Justo”, domingo 26 de enero de 2020

“Caín dijo a su hermano Abel: «Vamos afuera». Y cuando estuvieron en el campo, se abalanzó sobre su hermano y lo mató. Entonces el Señor preguntó a Caín: «¿Dónde está tu hermano Abel?». «No lo sé», respondió Caín. «¿Acaso yo soy el guardián de mi hermano?»…” (Gn 4, 8-9). 

El crimen es abominable: el hermano mayor mata al menor. El castigo es también severo: ya no habrá paz ni tranquilidad en la vida de Caín, sino un caminar errático y siempre bajo amenaza. 

Algo inesperado, sin embargo, sorprende al lector: “Caín respondió al Señor: «Mi castigo es demasiado grande para poder sobrellevarlo. Hoy me arrojas lejos del suelo fértil; yo tendré que ocultarme de tu presencia y andar por la tierra errante y vagabundo, y el primero que me salga al paso me matará». «Si es así, le dijo el Señor, el que mate a Caín deberá pagarlo siete veces». Y el Señor puso una marca a Caín, para que, al encontrarse con él, nadie se atreviera a matarlo.” (Gn 4, 13-15).

¿Dios termina protegiendo al asesino? ¿De qué lado está finalmente? ¿Cuál es su juego? El relato nos desafía. No se presta a lecturas simplistas ni unidireccionales. En realidad, tendremos que ponernos a la escucha de toda la revelación bíblica para comprender el por qué último de esta actitud del Creador. 

Las fuentes de la violencia -esa que asoma una y otra vez dejándonos sin aliento- solo se pueden secar si, al miedo, al resentimiento y a la agresividad que mata se los conjura con la fraternidad. Sí: cada uno de nosotros debemos hacernos cargo del otro, porque somos hermanos.  

Eso es el Evangelio de Cristo. Esa es su propuesta: reconocernos hermanos, vivir la cultura del Buen Samaritano…

Semana Brocheriana 2020

El Padre Ángel Rossi sj predica este año 2020 en las Misas de la Semana Brocheriana en el Santuario de Villa Cura Brochero.

Escucha 01 Sábado 18 de enero de Sergio Osvaldo Buenanueva en #SoundCloud
https://soundcloud.com/sergio-osvaldo-buenanueva/01-sabado-18-de-enero

Escucha 02 Homilía 19 de enero de 2020 de Sergio Osvaldo Buenanueva en #SoundCloud
https://soundcloud.com/sergio-osvaldo-buenanueva/02-homilia-19-de-enero-de-2020

Escucha 03 Lunes 20 de enero de 2020 de Sergio Osvaldo Buenanueva en #SoundCloud
https://soundcloud.com/sergio-osvaldo-buenanueva/03-lunes-20-de-enero-de-2020

Escucha 04 Martes 21 de enero de Sergio Osvaldo Buenanueva en #SoundCloud
https://soundcloud.com/sergio-osvaldo-buenanueva/04-martes-21-de-enero

Llamados a la amistad con Dios

“La Voz de San Justo”, domingo 19 de enero de 2020

Un antiguo escritor cristiano escribía que, mientras Dios modelaba del barro de la tierra al primer hombre, tenía la mirada fija en el modelo de su Hijo, Jesucristo. El hombre ha sido creado por Dios a imagen de Cristo.

Retomando el hilo del domingo pasado: miramos a Jesús para comprender quiénes somos y lo que significa vivir la fe.

Si releemos desde esa perspectiva los primeros tres capítulos del Génesis, comprendemos que la fe es, ante todo, una invitación de Dios a la libertad humana. Nuestra vocación más honda es la comunión y la amistad con Dios, siguiendo a Jesús.

La fe es la respuesta de la persona libre que acepta la amistad de Dios. Esa fue la vocación originaria de los primeros padres. Sigue siendo la nuestra. Las de Adán y Eva, más que figuras históricas que nos hablan de un pasado remoto, son un espejo en el que contemplar lo que cada uno de nosotros está llamado a ser. No surgimos por azar. Somos fruto de la sabiduría amorosa de Dios

Los relatos bíblicos nos hablan también de que esa vocación originaria se ha visto oscurecida por una decisión del hombre que ha rechazado la comunión con Dios. De alguna forma, cada uno de nosotros hace suyo, con decisiones libres, ese rechazo. Sin embargo, la llamada de Dios es más fuerte. Sigue presente.

Mirar las figuras emblemáticas de Adán y Eva nos ayuda a comprender que, por la fe que Dios nos regala, podemos hacer nuestra, de una manera nueva y creativa, esa llamada originaria del Creador y reencontrar el camino de nuestra verdadera humanización. La fe nos hace mejores.

Vivir como hijos

“La Voz de San Justo”, domingo 12 de enero e 2020

Vamos a hablar de la fe. Hagámoslo entonces desde el principio. Y el principio de todo lo cristiano es una Persona: Jesús, el Cristo. Si queremos comprender a fondo qué significa y qué implica la fe como respuesta del hombre a Dios que le sale al encuentro, tenemos que mirar a Jesús. La Carta a los Hebreos lo llama: “el iniciador y consumador de nuestra fe” (Heb 12, 2).

Este domingo, concluyendo el tiempo de Navidad, los cristianos celebramos la fiesta del Bautismo del Señor. Este año leemos el relato de San Mateo que, en la escena culminante, dice: “Apenas fue bautizado, Jesús salió del agua. En ese momento se abrieron los cielos, y vio al Espíritu de Dios descender como una paloma y dirigirse hacia él. Y se oyó una voz del cielo que decía: «Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección».” (Mt 3, 16-17).

Si querés saber lo que significa ser un hombre o una mujer de fe tenés que mirar a Jesús, tal como lo presentan los evangelios. En realidad, tal y como nos lo presenta su Padre: “Este es mi Hijo muy querido, en quien tengo puesta toda mi predilección” (Mt 3, 17).

La Iglesia no hace otra cosa que ponerte a la mano la belleza de su Persona. Te expone al influjo luminoso de su verdad. Y esa verdad hace su obra: conquista el corazón y convence, no por coacción, sino por la luz y belleza que dimanan de su persona de Hijo amado del Padre.

La vida de la fe no es otra cosa que el camino de aprender a vivir como hijos e hijas de Dios, tras las huellas de Jesús. Un camino, en ocasiones sinuoso, en otras, bastante sereno; pero siempre fascinante y humanizador. Vivir como Jesús: como hijos y hermanos. Todo está aquí.

Las aguas del Jordán

“La Voz de San Justo”, domingo 5 de enero de 2020

La distancia entre las fuentes del Jordán y su desembocadura es de aproximadamente cien kilómetros. Sin embargo, el curso del río triplica esa cifra, alcanzando los trescientos kilómetros. La razón es comprensible: el agua tiene que abrirse paso por un terreno escabroso, dibujando meandros que le permiten sortear las dificultades.

Es una buena imagen para comprender lo que significa la experiencia humana de la fe. Algunos amigos ateos, tal vez influenciados por Freud u otros maestros de la sospecha, tienden a pensar que la fe es una búsqueda de consuelo ante la dureza de la vida, una proyección ilusoria de la propia inseguridad. 

Que la fe en Dios es suelo firme para la vida, es innegable. Pero que sea un ilusorio  consuelo infantil, que nos ahorra enfrentar la vida, contradice la experiencia de cualquier creyente que vive honestamente su fe. 

La fe en Dios, tal como la postula la tradición judeocristiana, es una forma de estar parado en la vida, de encarar la entera existencia humana. Es mucho más que un posicionamiento intelectual o un mero aceptar la existencia de un ser superior. Es una opción de vida. 

Aceptar a Dios como compañero de la vida es una empresa de riesgo. El consuelo y la paz que ofrece supone la decisión de meterse de cabeza en un buen lío. No es casual que, “bautizarse”, signifique, literalmente: irse a pique, lanzándose de cabeza al agua.

Por eso, me ha parecido interesante que, en las sucesivas entregas de este espacio que me ofrece, domingo a domingo, La Voz de San Justo, repasar algunas figuras bíblicas que nos hablen de lo que significa la fe en Dios, desde la elocuencia de las vidas de hombres y mujeres que han aceptado el desafío de decir “amén”, antes que, con los labios, con la propia vida. 

Eso que llamamos “fe” es inseparable de la vida cotidiana y concreta de los hombres y mujeres que se reconocen creyentes. 

Por eso, vamos a navegar por el Jordán repasando, aunque más no sea suscintamente, la aventura de algunos grandes creyentes de la Biblia que aceptaron lanzarse de cabeza al río impetuoso de la fe en Dios. 

¿Me confieso bien?

¿Me confieso bien? Más que como obispo, me hago esta pregunta como cristiano. Es decir, como un discípulo que se descubre sediento de Cristo, mendigo de su amistad.

La pregunta viene a cuento por esta convención social que nos alcanza cada diciembre, mientras cerramos un año y nos disponemos a caminar uno nuevo. ¿Qué me queda del año vivido? ¿Qué experiencias rescato? ¿Cómo encarar el tiempo nuevo que se abre a mi puerta? Una suerte de balance o de inventario. 

Para un cristiano, este balance tiene un nombre propio: “examen de conciencia”. ¿En qué consiste? En tomarse un tiempo para mirar la propia vida y, a la luz de la Palabra de Dios, reconocer el paso de Dios por la propia historia y biografía. 

Desde esta perspectiva, confesarse bien quiere decir que, antes que empezar a enumerar los propios yerros o pecados, lo más importante es descubrir en qué medida (siempre generosa, desbordante y sorpresiva), nuestra vida ha sido bendecida por Dios. Claro: el Padre de Jesucristo, el que perdona y libra del mal. 

“He sido bendecido. Soy un hombre bendecido”. Esta es la primera experiencia que hace buena una confesión, porque lleva a los labios no la amargura de los propios fracasos, sino que pone palabras a la gratitud de quien se descubre amado gratuitamente. 

Solo entonces tiene sentido confesar los propios pecados. Una vez más: no como quien saca una cuenta amarga elencando sus miserias, sino como quien se siente alcanzado por la misericordia de Dios, especialmente en sus vacíos más grandes. 

Iniciar un año sabiéndome amado, perdonado y bendecido por Dios es garantía de una energía espiritual que nadie en el mundo puede dar. 

La esperanza de la paz

“La Voz de San Justo”, domingo 29 de diciembre de 2019

Como cada año, este 1º de enero celebramos la Jornada Mundial de oración por la Paz. El Mensaje del Papa Francisco para este año tiene como lema: “La paz como camino de esperanza: diálogo, reconciliación y conversión ecológica”.

Me detengo solo en un punto: si muere la esperanza en el corazón y nos ganan nuestros miedos, en esa misma medida queda bloqueada la capacidad humana de luchar por la justicia y, así, edificar la paz.

Con finura espiritual y psicológica, Francisco hace notar que la guerra (y esto vale para toda forma de violencia), “a menudo comienza por la intolerancia a la divesidad del otro, lo que fomenta el deseo de posesión y la voluntad de dominio. Nace… por el egoísmo y la soberbia, por el odio que instiga a destruir, a encerrar al otro en una imagen negativa, a excluirlo y eliminarlo”.

El miedo, alimentado por la decepción, se vuelve escepticismo frente al futuro y, de ahí, a toda forma de violencia, solo queda un paso. El camino de la paz pasa por reavivar la capacidad de esperanza que hay en el corazón humano. Porque la paz se logra tanto cuanto la deseamos y esperamos realmente en ella. Eso supone enfrentar nuestros miedos.

Al respecto, escribe Francisco: “El miedo es a menudo una fuente de conflicto. Por lo tanto, es importante ir más allá de nuestros temores humanos, reconociéndonos hijos necesitados, ante Aquel que nos ama y nos espera, como el Padre del hijo pródigo (cf. Lc 15,11-24). La cultura del encuentro entre hermanos y hermanas rompe con la cultura de la amenaza. Hace que cada encuentro sea una posibilidad y un don del generoso amor de Dios. Nos guía a ir más allá de los límites de nuestros estrechos horizontes, a aspirar siempre a vivir la fraternidad universal, como hijos del único Padre celestial.”

Que no nos puedan nuestros miedos. Abramos espacios para poder encontrarnos y alimentar nuestras esperanzas. Deseo para todo un 2020 en paz y en fraternidad.

Sueña, José, sueña

“La Voz de San Justo”, domingo 22 de diciembre de 2019

“Mientras pensaba en esto, el Angel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados».” (Mt 1, 20-21).

Sueña, José, sueña. No dejes de soñar.

El mensajero de Dios está llegando. No solo no interrumpirá tu sueño, sino que te hará soñar como hasta ahora no lo has hecho.

Viene para habitar tu sueño y comunicarte una palabra del más grande Soñador, el Dios de la creación y de la resurrección.

Sueña, hermano nuestro, José, sueña. No dejes de soñar.

A veces, los sueños se vuelven pesadillas. En ocasiones, esas pesadillas ocupan nuestras horas cotidianas, se vuelven dolorosa realidad en el alma y en el cuerpo de los pobres, de los descartados…

Pero tu sueño, José justo, sí que vale la pena.

Se parece tanto a los nuestros: a lo que sueñan los papás y mamás para sus hijos; en lo que sueñan los niños, los enamorados…

Soñamos con vivir, con reír y con abrazarnos.

El mensajero te trae el sueño de Dios, que ya ha comenzado a tomar carne y sangre en el cuerpo de María, tu amada.

Tendrás que ponerle un nombre. Un nombre soñado, por vos y por todos: Jesús, el que salvará al pueblo de sus pecados.

¿Te has despertado?

Ahora, a cumplir tu parte en el sueño de Dios. Si lo hacés vos, a nosotros nos será más sencillo cumplir la nuestra. Te sentiremos compañero de aventura…

“Al despertar, José hizo lo que el Angel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa, y sin que hubieran hecho vida en común, ella dio a luz un hijo, y él le puso el nombre de Jesús.” (Mt 1, 24-25).