Danos un corazón puro…




“Conviértete y cree
en el Evangelio”

Miércoles de Ceniza – Homilía del obispo Sergio O. Buenanueva en la catedral de San Francisco

Iniciamos la Cuaresma: tiempo para una saludable conversión.

Pidamos la gracia de la penitencia interior, un corazón quebrantado que deje obrar al Espíritu.

Obedeciendo a la palabra del Señor, la Iglesia nos invita a la oración, el ayuno y la limosna.

Tres gestos penitenciales. Un mismo camino de conversión.

La oración es penitencial porque pone en el centro la escucha del Señor y su Palabra. No a nosotros. Escucharlo a Él, no a mí.

El ayuno como privación voluntaria del alimento que nos permita sentir que, sin Él, no podemos nada, nos hace libres frentes la sugestión del consumismo y nos predispone para una vida más humana (menos es más).

La limosna que nos abre a las necesidades concretas de nuestros hermanos más pobres nos arranca de la cárcel de nuestro egoísmo y nos pone en sintonía con los sentimientos de Dios.

La Iglesia entra en el camino cuaresmal mientras vive un intenso y doloroso tiempo de purificación. Apresuremos el paso. No miremos la paja en el ojo ajeno. Prestemos atención a la viga que nos enceguece.

Dejemos crecer la humildad desde la humillación y abrámonos así a la acción del Espíritu que quebranta nuestro corazón y nos da un espíritu nuevo.

“Conviértete y cree en el Evangelio”…

Sobre nuestras cabezas va a ser dibujada una cruz con el polvo de las cenizas que ha recibido la bendición agua.

Un signo exterior de una gracia interior: el amor de Cristo derramado en nuestro corazón por el Espíritu Santo.

A María, madre y maestra espiritual, le confiamos este camino cuaresmal.

De su mano lleguemos a la Vigilia Pascual con un corazón purificado, humilde y abierto a la Vida que Cristo resucitado nos ofrece.

Amén.