Un peregrino que pasa de huésped a amigo

“La Voz de San Justo”, domingo 21 de julio de 2019

“Mientras iban caminando, Jesús entró en un pueblo, y una mujer que se llamaba Marta lo recibió en su casa. Tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra.” (Lc 10, 38-39).

Así comienza el evangelio de este domingo. Tal vez sea forzar un poco su mensaje, pero no puedo dejar de hacer este comentario. Ayer hemos celebrado el Día del Amigo. Y, este domingo, lo vemos a Jesús iniciar una de sus amistades más profundas: en Betania, con los hermanos María, Marta y Lázaro.

Todo comienza con una puerta que se abre, haciendo lugar al Peregrino que, de esa manera, se convierte en Huésped. Pero la cosa no termina ahí. Los hermanos de Betania se lo deben a María. Ella, al decir del mismo Jesús, es la que elige la mejor parte: ponerse a escuchar a Aquel que ha comenzado a cautivar su corazón. Así comienza una historia de amistad: el Peregrino pasa de Huésped a Amigo.

Entendemos bien lo que esto significa. Al menos, lo intuimos porque lo sabemos desde nuestra experiencia. De las cosas más lindas de la vida, las historias con nuestros amigos son nuestros tesoros más valiosos. María de Betania elige perder su tiempo escuchando a Jesús. La pérdida se hace ganancia. La más valiosa: la que hace crecer en humanidad. La que alcanza la vida verdadera, la que atraviesa incluso el umbral de la muerte. Un día lo sabrá en carne propia. Será con su hermano Lázaro. Pero esa es otra historia.

PS: ¿Y si en medio de tantas grietas, trolls y otras yerbas, elegimos perder el tiempo buscando la amistad, incluso la reconciliación?