Setenta veces siete

“La Voz de San Justo”, domingo 13 de setiembre de 2020

“¡Miserable! Me suplicaste, y te perdoné la deuda. ¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de ti?” (Mt 18, 32-33).

Pedro le acerca a Jesús una pregunta que, tarde o temprano, todos nos hacemos: el perdón de las ofensas, ¿tiene algún límite razonable? La respuesta es tan clara como desconcertante, casi impracticable: el cristiano perdona siempre. Al menos, tiene que estar dispuesto a ello.

Nos vemos envueltos en conflictos de diversa índole. Algunos son más superficiales y, con naturalidad, los dejamos en el olvido. Otros, no. Dejan huella y todo un inventario amargo de heridas. Pesa también el temperamento: más sensibles unos, más fríos otros.

La de Pedro no es una pregunta menor. Como dijimos, la respuesta de Jesús es exigente. Sin embargo, no queda todo ahí. Jesús no es un moralista que dice que hay que portarse bien, desentendiéndose de las condiciones humanas para ello. Él sabe bien que, sin una sólida experiencia fundante, el ser humano no logra sostener en el tiempo su opción por el bien. Ya lo había dicho: es necesario construir sobre roca, no sobre arena.

Por eso, añade una parábola. Cuando Jesús tiene que ir al fondo de las cosas, echa mano de este recurso. Dios, que es Padre, está obrando en el mundo. Y ese modo de obrar es la roca firme sobre la que hay que edificar la propia vida.

En la pregunta del rey al servidor que no tuvo compasión está la clave: “¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de ti? (Mt 18, 33). Los “diez mil talentos” que fueron perdonados al primer servidor indican una cifra sideral e impagable. Frente a ella, los diez denarios de la otra deuda resultan irrisorios. Por eso es tan indignante que el que suplicó plazos para pagar y recibió la condonación total de su deuda no demuestre compasión.

Se trata de caer en la cuenta de que todos, en cierta manera, transitamos la vida como deudores. Es mucho más lo que recibimos que lo que podemos dar. O, más evangélicamente correcto: la mejor manera de saldar nuestra deuda es replicar, con nuestra vida, el amor recibido. Ante todo, porque nuestra vida se asienta en un amor gratuito, absoluto e incondicional: el de Dios que nos creó y nos llama a la amistad con Él. Mucho más, porque el rechazo de ese amor está fuertemente instalado en lo profundo de nuestro corazón. Es el pecado que Dios, como Padre, perdona y expía por medio de Cristo.

El perdón nace de esa experiencia básica y fundante. Eso es lo que nos procura el encuentro con Jesús. Esa es su buena noticia. Ese amor incondicional es lo que celebramos cuando nos reunimos para la Eucaristía y levantamos el cáliz con la Sangre derramada para el perdón de los pecados.