La oración de Moisés, el amigo de Dios

“La Voz de San Justo”, domingo 7 de junio de 2020

“Moisés subió a la montaña del Sinaí, como el Señor se lo había ordenado, llevando las dos tablas en sus manos”
(Ex 34, 4b).

“Moisés cayó de rodillas y se postró, diciendo: «Si realmente me has brindado tu amistad, dígnate, Señor, ir en medio de nosotros. Es verdad que este es un pueblo obstinado, pero perdona nuestra culpa y nuestro pecado, y conviértenos en tu herencia».” (Ex 34, 8-9).

Las oraciones más bellas y sentidas nacen de noche o al alba. O cuando la oscuridad es más profunda, o cuando comienzan a despuntar los primeros rayos de la luz. En una y otra ocasión, el silencio suele ser más intenso y dulce, aunque también misterioso. Incluso aterrador.

Es que el orante intuye que su vida, frágil y pequeña, queda como envuelta en los brazos del misterio de Dios, siempre más grande de todo lo que podemos pensar o imaginar.

¿Será por eso que los hombres, a la vez que sentimos la atracción de la oración, huimos de ella con sistemática y exquisita determinación?

Dios es amigo del hombre. Está siempre de su parte. Fue la experiencia de Moisés que transparenta la oración que abre esta columna. Es la experiencia cristiana que nace del encuentro con Jesús.

“Nadie ha visto jamás a Dios; el que lo ha revelado es el Hijo único, que está en el seno del Padre”, sentencia solemne y certero San Juan al iniciar su evangelio (cf. Jn 1, 18). Abrir el evangelio y leerlo con fe o, al menos, con humana curiosidad, es exponerse a que Jesús cumpla en cada uno esa tarea: decirnos quién es realmente Dios, qué quiere de nosotros, qué sueña del mundo.

La oración de Moisés fue pronunciada al alba, en una montaña (¡cuándo no!), y después de experimentar lo más entrañable de Dios: su compasión, su misericordia, su inquebrantable capacidad de alianza y amistad.

No pudo calcular, sin embargo, el alcance de su petición: sí, Dios vendría a caminar con su pueblo. Lo haría hasta el punto -inimaginable para Moisés- de llegar a hacerse uno más de los que caminan la historia. Y, así, compartiendo camino y cruz, mostrarnos que Dios es familia, amor y alegría compartida: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

“Libertad”: Ese nombre del Espíritu.

“Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad.” (2 Co 3, 17).

“Jesús le respondió: «Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace de Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: «Ustedes tienen que renacer de lo alto». El viento sopla donde quiere: tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu».” (Jn 3, 5-8).

Esta cita recoge parte del diálogo de Jesús con Nicodemo, que recoge San Juan en su evangelio. Celebrando Pentecostés, y en este tiempo tan extraño que nos toca vivir, me ha parecido oportuno evocar estas palabras.

El Espíritu es como el viento, dice Jesús. Y quien se deja guiar por Él, adquiere su misma cualidad, es decir: la “sobria embriaguez” de la libertad. Otro hombre libre -Pablo de Tarso- escribiendo a los primeros cristianos de la comunidad de Corinto, evocará lo mismo con otras palabras: “Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad.” (2 Co 3, 17).

La chispa de la libertad nunca nos abandona. En las horas más oscuras, nos ilumina desde dentro. Nos sacude, nos incomoda y, llegado el caso, nos empuja y nos lanza fuera, sobre todo, de nuestro conformismo. No nos deja tranquilos.

Llegar a ser real y genuinamente libres es una de las aspiraciones más hondas del ser humano. Pero el camino que hay que transitar es fatigoso.

No es extraño que, de tanto en tanto, el miedo a la libertad nos juegue una mala pasada, y lo que tan honda aspiración se transforme en incómodo huésped. La incertidumbre y el miedo hacen eso: nos pueden llevar a la búsqueda de seguridades rápidas y tranquilizadoras. Y así, los aspirantes a la libertad prefieran ponerse en manos “de los que saben”, resignando honra y dignidad.

Celebrar Pentecostés es celebrar el Don de Dios que se ha jugado por la criatura que es su imagen y semejanza. Que la ha salvado precisamente redimiendo su libertad, haciéndola real y posible.

Es celebrar que, allí donde el Espíritu reina, reina también la libertad. La que nos permite situarnos como personas, haciéndonos cargo de la vida, respondiendo a la llamada de Dios y de la hora que nos toca vivir. Es vivir de esa experiencia fundante de salvación: no estamos solos; Dios está de nuestra parte y trabaja para que nuestra libertad busque el bien y la justicia.

La historia se parte en dos en la persona de Cristo, porque Él ha sembrado en el corazón de los hombres su insobornable libertad.

Es la libertad que nos trae “su” Espíritu, aquella que le permitió decir: “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.” (Jn 15, 13). La libertad “en Cristo” desemboca siempre en la entrega de la vida por amor. No en el encierro o la soledad, sino en la fraternidad.

Uno de los desafíos más grandes que hoy tenemos los cristianos -particularmente agudo para los católicos- es precisamente saber engendrar hombres y mujeres libres. O, al decir de Jesús a Nicodemo: que hayan renacido realmente del agua y del Espíritu.

Si nos queda alguna duda, solo miremos a Jesús. El Espíritu viene de Jesús, nos orienta hacia Jesús y nos transforman en Él. Nos hace libres como Él…

El vértigo de una Presencia

“La Voz de San Justo”, domingo 24 de mayo de 2020

“En aquel tiempo, los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado. Al verlo, se postraron delante de él; sin embargo, algunos todavía dudaron. Acercándose, Jesús les dijo: «Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo.»” (Mt 28, 16-20).

Mateo concluye su evangelio con esta grandiosa escena. Es el texto que escuchamos este domingo, celebrando la Ascensión del Señor. Es una narración breve y concisa, toda ella dominada por la figura del Cristo glorioso. El arte cristiano lo ha inmortalizado con las figuras del “Pantocrátor” (el “todopoderoso”), haciéndose eco de las palabras solemnes que el Resucitado dirige a sus discípulos: “Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra…”.

Quienes han visto (y disfrutado) la extraordinaria versión fílmica del primer evangelio, realizada por Pier Paolo Pasolini, no dejarán de recordar que “su Jesús” es precisamente así: serio, majestuoso, solemne, transparente… Pero, precisamente por esto, cercano, amigo y salvador. Sus humanísimos gestos desarman, porque llegan hondo.

Volvamos al texto evangélico. Por lograda que sea, ninguna aproximación artística, lo supera. Atendamos al movimiento de los personajes: Jesús y los discípulos. Éstos, obedeciendo a las mujeres que les hablan en nombre del Maestro, vuelven a Galilea y, en el monte (lugar de la manifestación divina), se postran delante del Resucitado. Y anota el evangelista: “sin embargo, algunos todavía dudaron”. Así es siempre la fe: débil, vacilante, abierta, buscadora…

¿Qué hace el Resucitado? ¿Los recrimina? ¿Los pone a parir con un discurso de fuego? No. Sencillamente se acerca a ellos y, sin mediar reto alguno, les confía su propia misión: hacer que todos los pueblos se conviertan en discípulos de Cristo. A estos discípulos, en cuyos corazones se mezcla el reconocimiento y la vacilación, se les confía una misión de vértigo.

En eso estamos todavía: haciéndonos cargo de ese mandato que, mientras más lo comprendemos y vivimos, caemos más en la cuenta que nos desborda, nos excede y supera. Si fuera por nosotros… hace rato que hubiéramos tirado la toalla. De tanto en tanto, esa tentación aparece, aguda y punzante en lo hondo de la conciencia.

Sin embargo… ahí están las palabras de Jesús, haciendo eco en el corazón de cada creyente: “Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo”.

Una Presencia. Ese es el verdadero vértigo de la misión. Su Presencia amiga y redentora.

Gracias, San Juan Pablo II

“La Voz de San Justo”, domingo 17 de mayo de 2020

San Juan Pablo II

Este lunes se cumplen cien años del nacimiento de Karol Josef Wojtyla, San Juan Pablo II. Muchos nos hemos sumado a la iniciativa que difunde el hashtag: #ThankYouJohnPaul2.

Al menos para mí, resulta imposible no recordar al “Papa venido de lejos” con honda emoción. Pero, sobre todo, con enorme gratitud.

Sí. Estoy agradecido con Dios por su persona, su testimonio, su inmensa humanidad, su pastoreo. Fue el Papa de mi adolescencia, de mis primeros pasos en la vocación, de mi formación sacerdotal y de buena parte de mi vida como cura.

Tenía un verbo difícil de seguir. Pero leí sus documentos con pasión. Poseía una mente fértil, una palabra intrincada pero poderosa, una figura que no dejaba indiferente a nadie.

¡Y su relación con los jóvenes! Fue directo con ellos. Les habló al corazón, mirándolos a los ojos. Les dijo el Evangelio. Los confrontó con Cristo, el redentor del hombre.

Y los jóvenes -los “Papaboys”- lo comprendieron, incluso si no terminaron de aceptar muchas de sus enseñanzas. Los jóvenes se dieron cuenta de que les hablaba alguien que los amaba, los comprendía y les reservaba sus mejores palabras, porque creía en ellos.

Fue conmovedor ver a miles de chicos y chicas acompañándolo en sus horas finales. Juan Pablo los había buscado allí donde ellos estaban. Ahora, cuando le llegaba la hora suprema de la muerte, ellos fueron a acompañarlo. Así es la amistad y la fidelidad del amor.

De todo lo que nos dejó, aquí quisiera recordar sus primeras palabras. Lo pintan de cuerpo entero. Son de su primera homilía como Papa, aquel 22 de octubre de 1978. Resultan tremendamente actuales. Nos hace bien volverlas a escuchar, imaginando su voz, entonces joven y potente.

“¡Hermanos y hermanas! ¡No tengáis miedo de acoger a Cristo y de aceptar su potestad! ¡Ayudad al Papa y a todos los que quieren servir a Cristo y, con la potestad de Cristo, servir al hombre y a la humanidad entera! ¡No temáis! ¡Abrid, más todavía, abrid de par en par las puertas a Cristo! Abrid a su potestad salvadora los confines de los Estados, los sistemas económicos y los políticos, los extensos campos de la cultura. de la civilización y del desarrollo. ¡No tengáis miedo! Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo El lo conoce!”

¡Gracias, San Juan Pablo II!

Tiempo de prueba, espera y camino

“La Voz de San Justo”, domingo 10 de mayo de 2020

“Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Jn 14, 6)

“En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar. Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes.” (Jn 14, 2-3).

Este domingo y el próximo, los cristianos volvemos a escuchar las palabras de despedida de Jesús en la última cena. El clima, los gestos y las palabras son de despedida. En Jesús hay claridad de mirada y de decisión. En los discípulos, en cambio, desconcierto e inquietud. También tristeza por la separación y la ausencia.

De ahí que Jesús invite a la confianza, a la fe y a la esperanza: “No se inquieten -les dice-. Crean en Dios y crean también en mí” (Jn 14, 1).

En la Iglesia hacemos muchas cosas. Todas, sin embargo, giran en torno a esta misión fundamental: invitar a la fe confiada en Dios; la fe que nos abre a la esperanza. Si los discípulos de Jesús no somos testigos creíbles de lo que significa radicar la vida en Dios, ¿quién lo hará?

Vivimos tiempos de prueba, de espera y de camino compartido. Se asoma también el desafío de una reconstrucción que requerirá un suplemento de humanidad en todos nosotros. Estamos sedientos de esperanza.

Para los cristianos, esa esperanza tiene un nombre: Jesús, el Resucitado. Y tiene, además, una meta: la casa del Padre, que comienza a edificarse ya desde ahora, en esta “casa común” que compartimos.

Vocación

“La Voz de San Justo”, domingo 3 de mayo de 2020 – Jornada Mundial de oración por las Vocaciones

San Agustín, llamado y provocado por Dios

Según el diccionario, la palabra “vocación” indica la acción de llamar. Alguien llama a alguien. Pues solo las personas poseen palabras que interpelan, llaman y provocan.

Vocación no es cualquier llamada. Es aquella que, por más que uno se empeñe, no se puede acallar. Es una voz que suena y resuena, una y otra vez.

Se puede desoír. Se puede huir de ella. Se puede tapar con muchos ruidos. Pero, siempre estará ahí, abriéndose espacio, inquietando e incomodando.

Es, además, una llamada que intima. La de la vocación es una voz siempre en imperativo. La vocación apunta a la propia conciencia y, sobre todo, a la libertad. Es su provocación más fuerte y escandalosa. Puede incluso vivirse como violenta.

Es, sin embargo, un imperativo que nos salva en la misma medida en que cedemos a su pretensión de absoluto.

Aquí, cedo la palabra a un maestro de vida que sabe, como pocos, lo que significa sentir esa Voz que llama y todo lo trastoca, empezando por la propia vida, sus proyectos e ilusiones.

“¡Tarde te amé, Hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Y tú estabas dentro de mí y yo afuera, y así por fuera te buscaba; y, deforme como era, me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste. Tú estabas conmigo, más yo no estaba contigo. Reteníanme lejos de ti aquellas cosas que, si no estuviesen en ti, no existirían. Me llamaste y clamaste, y quebrantaste mi sordera; brillaste y resplandeciste, y curaste mi ceguera; exhalaste tu perfume y lo aspiré, y ahora te anhelo; gusté de ti, y ahora siento hambre y sed de ti; me tocaste, y deseé con ansia la paz que procede de ti.”

Es la sentida confesión de San Agustín. Obviamente, habla de ese Dios que siempre había estado ahí, en su vida, en lo más hondo de su alma, Luz que permite toda luz. Aquel que nunca dejó de buscarlo, incluso cuando sus caminos fueron más oscuros y tortuosos.

Verdad que no engaña, Belleza que subyuga y Bien sumo y perfecto. El Dios buscado y encontrado en todo fragmento de verdad, de belleza y de bondad que, no obstante todo, son el secreto más precioso de este mundo nuestro, por momentos, tan injusto y deforme.

El Dios que finalmente lo alcanzó cuando le desveló su Rostro en la humanidad de su Hijo Jesucristo. Y, de esta manera, se mostró como el Dios humilde del pesebre y de la cruz. Y, así, conquistó su corazón y convenció su inteligencia.

Esa llamada nos habita. Es lo que somos. En escucharla y seguirla se juega nuestra vida.

Preparemos la vuelta del culto público

Fieles de Corea del Sur esta semana retomaron las celebraciones

El aislamiento social, preventivo y obligatorio plantea muchos desafíos a la sociedad.

Los ciudadanos no somos meros ejecutores pasivos de las decisiones de las autoridades.

Toda norma, mucho más si extraordinaria y exigente como esta, tiene que poder ser comprendida en sus términos y razones, para ser asumida libremente y a conciencia.

Una sociedad plural supone ciudadanos que son sujetos morales, por tanto, que asumen sus responsabilidades a conciencia y con libertad personal.

La decisión de no permitir las celebraciones comunitarias de los diversos cultos es razonable, pero también extraordinaria y temporalmente limitada.

Es comprensible también que, a medida que pasa el tiempo y otras actividades sociales comienzan a liberarse, muchos creyentes se planteen por qué no pasa lo mismo con las celebraciones litúrgicas, si, con las debidas precauciones esto también podría ser posible.

Por eso, es bueno que, a medida que la cuarentena entra en diversas fases, se pueda discutir cuándo y en qué condiciones podrá restablecerse el culto público.

Lo que está pasando en países que comienzan a salir lo más álgido de la crisis tiene que ser observado con detenimiento. Ahí están las disposiciones que van adoptando los episcopados de España. Francia, Italia, Alemania y Suiza, por ejemplo. Otro ejemplo es Corea de Sur.

La vuelta del culto público tiene que ser un acto de responsabilidad eclesial y ciudadana. Tenemos que prepararnos. Para eso, necesitamos un diálogo responsable de los pastores y sus comunidades con las autoridades públicas, asesorados, unos y otros, por expertos.

En todo caso, los católicos no podemos adoptar posturas extremas, en uno u otro sentido.

Así como es irracional e inconducente oponer “salud” a “economía”, también lo es oponer “sacramentos” a “acción social”, porque la fuente de toda acción a favor de los hermanos brota de la Eucaristía y a ella conduce.

Ni las celebraciones hogareñas ni el imprescindible servicio social que se brinda desde la fe sustituyen el encuentro con Cristo en los sacramentos (la Eucaristía y la Reconciliación, por ejemplo).

Podemos asumir con dolor y responsabilidad que una circunstancia grave y extraordinaria justifique la suspensión del culto público, pero esa realidad tiene que ser vivida como lo que es: una situación no deseada que se asume desde la fe, pero a la espera de un cambio de condiciones, pues es lo deseable.

Nos tenemos que preparar por tanto para retomar nuestra vida sacramental, especialmente la celebración de la Eucaristía, conscientes además de que será en un contexto difícil, exigente y de una crisis social de largo alcance.

Más que nunca necesitamos la fuerza de esperanza y de vida que solo Dios puede dar al corazón humano para caminar un tiempo de prueba.

Y la Palabra se despertó en los corazones

“La Voz de San Justo”, domingo 26 de abril de 2020

Lc 24, 13-35

“Y comenzando por Moisés y continuando con todos los Profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo que se refería a él” (Lc 24, 27).

En el relato de Emaús que escuchamos este domingo, la acción fundamental de Jesús es acompañar a los dos caminantes alicaídos y, con envidiable pedagogía, ayudarles a comprender cómo Dios conduce la historia. Y lo hace echando mano de las Escrituras de Israel. Cada una de sus páginas habla de Él. Solo a la luz de su Persona y de su Pascua se termina de comprender el plan de Dios.

¿Cómo está impactando esta cuarentena en nuestra vida? ¿Cómo estamos viviendo la fe en esta hora? ¿Sólo aguantando, esperando que todo pase? ¿Es posible escuchar hoy, en estas circunstancias, la voz de Dios?

Soy cauto en lo que sigue. Pasado un primer momento de real zozobra y despiste, observo en muchos cristianos un redescubrimiento de la Palabra de Dios. No del mero texto escrito de ese libro fascinante que es la Biblia. Es algo más.

La Biblia se convierte en Palabra viva de Dios cuando la leo con fe, al menos con inquietud de verdad, de luz para la vida, de esperanza. Voy a las Escrituras como el sediento acude a la fuente. Solo entonces se abren sus secretos más luminosos y decisivos.

Es decir: la lectura orante de las Escrituras da pie a un diálogo vivo. Dios deja de ser un ser abstracto y comienza a sentirse como un “Tú” viviente, que me habla, me interpela, me provoca. Porque lo más importante no es leer sino escuchar.

Perseverando en una lectura así, día a día, página tras página, me hace entrar en comunión real con Jesucristo. La lectura orante de la Palabra me transforma. Va formando a Cristo en mi vida.

En la semana que estamos iniciando, la liturgia de Pascua nos propone volver a escuchar el capítulo seis del evangelio de Juan. Es el Sermón del Pan de Vida. Ese Pan que Dios ofrece al mundo es Jesucristo, es su Palabra y su Cuerpo en la Eucaristía.

Algo me dice que el Espíritu está despertando, cuando menos lo pensábamos, el sentido de la Palabra de Dios en las almas de algunos creyentes. Esto siempre es consolador y, sobre todo, esperanzador.

Jesús sigue alcanzándonos en el camino. Sigue escuchando nuestras desesperanzas y desilusiones. Sigue abriéndonos los ojos para comprender realmente las Escrituras y, por encima de todo, comprender que nuestra historia está en las manos del Padre.

El Espíritu no está en cuarentena

La Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina le ha hecho llegar al Presidente de la Nación, a través del Secretario de Culto, la inquietud de las comunidades católicas por una eventual y progresiva reapertura de los lugares de culto.

Obviamente, la decisión corresponde a la autoridad secular que tiene como responsabilidad primaria velar por el orden público y el bien común especialmente en esta emergencia.

Si estamos entrando en la fase crítica del contagio es de prever que, en lo inmediato, no podamos volver a las celebraciones comunitarias. Es comprensible que prosiga la limitación como hasta ahora. Aunque difícil y doloroso, los católicos, en general, lo comprendemos y lo aceptamos como parte de nuestra respuesta de fe a Dios en esta hora.

La Conferencia Episcopal ha hecho bien en poner este tema en agenda, no solo pensando en la comunidad católica sino también en el ejercicio de la libertad religiosa de todos los ciudadanos.

El Gobierno es el que ordena el aislamiento social, preventivo y obligatorio, pero somos los ciudadanos los que tenemos que llevarlo adelante como un ejercicio de corresponsabilidad en el bien común.

Nos corresponde a los ciudadanos católicos ir pensando cómo vamos a retomar nuestra vida pastoral, no solo la litúrgica, sino también las otras dimensiones de la evangelización: anuncio, caridad, servicio, etc.

En cada comunidad cristiana debe darse este discernimiento y, en el momento oportuno, también hacérselo saber a nuestras autoridades públicas.

En nuestra diócesis ya lo estamos haciendo. Las parroquias, los equipos diocesanos y otros espacios pastorales, superados los primeros momentos de un cierto desconcierto, están retomando el trabajo comunitario, aprovechando las nuevas tecnologías y otros recursos.

Creo que, de a poco, tendremos que acelerar en este rumbo: no solo cuándo retomaremos nuestra vida pastoral ordinaria, sino cómo lo haremos, con qué actitudes, cuáles serán nuestras prioridades. Estamos haciendo fuertes aprendizajes que, no en última instancia, lo tienen al Espíritu como Maestro y Educador.

Llegados a este punto, me parece importante señalar con claridad que la vida cristiana no se ha interrumpido. Esto es así, porque el Evangelio, con la fuerza y el impulso del Espíritu, sigue adelante con su curso por la vida y la historia. Lo que leemos por estos días en los Hechos de los Apóstoles -la Palabra no se queda quieta- lo estamos experimentando también nosotros.

Si se cierran puertas se abren ventanas. El Espíritu -como nos dice Jesús- es como el viento. Es capaz de colarse por las rendijas más chiquitas.

Nos toca seguir siendo dóciles y dejarnos conducir por el Espíritu.

La respuesta del Gobierno Nacional

¿Cuándo retomaremos el culto público?

Domingo de Pascua
en la catedral de San Francisco

Algunas diócesis de Argentina tomamos la decisión de suspender el culto público antes de que el Gobierno Nacional decretara el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Una vez que éste lo hizo, la prohibición de reunirse para celebrar el culto tuvo la fuerza de un mandato de la legítima autoridad. A partir de entonces, todas las diócesis del país lo han acatado como corresponde.

Destaco este hecho para subrayar que, aunque difícil y dolorosa, se ha tratado de una decisión pastoral que expresa un acto de gobierno de los obispos, realizado pensando en el bien común espiritual de la comunidad católica y de la entera sociedad en la que ésta vive y actúa. Una decisión prudencial y responsable, ante Dios y la propia conciencia.

El cuidado de la salud integral, especialmente de las personas más vulnerables al virus, ha sido el bien a tutelar con esta decisión. Exponer a las personas que asisten al culto al riesgo cierto del contagio y, en algunos casos, al peligro de muerte, constituiría una grave irresponsabilidad de parte de los pastores. No solo podría configurar un verdadero delito, justamente punible por la justicia secular, sino también un pecado grave.

¿Cuándo cesará la prohibición del culto público? Es difícil establecerlo ahora. Es legítimo hacerse la pregunta. Sin ansiedades indebidas ni razonamientos falsos, engañosos o parciales.

El Gobierno Nacional, en consonancia con las provincias y municipios, ha iniciado una nueva etapa que se denomina: “cuarentena administrada”, por la que se admiten algunas actividades esenciales para el funcionamiento de la sociedad.

En esta nueva etapa, nos toca a los obispos y dirigentes de otras comunidades religiosas instalar este tema en la agenda de nuestras autoridades, exponerles nuestros puntos de vista y escuchar las observaciones que nos hagan, atentos siempre a la palabra autorizada de los expertos.

Para los católicos, por ejemplo, las celebraciones son mucho más que una expresión de fe subjetiva. Son acontecimientos de gracia y salvación: Dios regala vida que alimenta la esperanza. Los frutos de la Eucaristía, por ejemplo, desbordan ampliamente la mera devoción individual. Es comunión en el Cuerpo de Cristo, sacramento de su caridad que transforma el mundo y apunta a la bienaventuranza.

Obviamente, el Estado no puede tomar decisiones en base a la fe de ninguna confesión religiosa, pero sí tiene que estar atento a las fuerzas espirituales y morales que alimentan la vida de los ciudadanos, especialmente en situaciones de crisis como la que estamos transitando.

La emergencia sanitaria se enfrenta con decisiones y normas basados en los criterios de las ciencias involucradas, expresados por los expertos. En este sentido, les toca a las autoridades públicas evaluar las condiciones objetivas que deben darse para alejar todo peligro para la salud de los ciudadanos.

¿Qué condiciones deben converger para que puedan retomarse, progresivamente y con cierta normalidad, las reuniones litúrgicas y otras expresiones de vida de nuestras comunidades religiosas?

Como dijimos, a los líderes religiosos nos toca acercar esta preocupación a la autoridad pública. A los criterios objetivos de los expertos habrá que sumar nuestra experiencia y puntos de vista, para que, a través de un diálogo franco y abierto, se pueda evaluar, caso por caso, qué actividades pueden retomarse, en qué ritmo y con qué restricciones.

La fe cristiana nos obliga, desde su raíz teologal más honda, a este discernimiento. Forma parte de nuestra vivencia de la fe el respeto por la dimensión secular de nuestra existencia, porque es fruto del designio creador de Dios. La gracia no la anula, sino que la supone e incluso la perfecciona.

Además, nuestra fe en Jesucristo nos ofrece motivaciones muy hondas para comprometernos en la respuesta que la sociedad está dando al formidable desafío que supone el COVID-19. También para todo lo que suponga reconstruir el entramado social después de la pandemia.

Dos reflexiones finales, dirigidas a los fieles católicos.

En primer lugar, que este “ayuno de Eucaristía” podemos vivirlo eucarísticamente, es decir, con los mismos sentimientos de Jesús que entrega la vida.  Estamos redescubriendo que la lectura orante de la Palabra nos une realmente al Señor. También que la familia es Iglesia doméstica que anuncia, celebra y vive la fe. También que, aún respetando la cuarentena, podemos tender una mano a los más pobres. Caritas, por ejemplo, ofrece hoy varias iniciativas de voluntariado, ayuda y solidaridad.

En segundo lugar, a sentirnos responsables del camino común que, como pueblo argentino y como humanidad, estamos transitando. Estamos aprendiendo algo que, tal vez, habíamos olvidado: somos frágiles, nos necesitamos mutuamente y no podemos mirar el futuro dando la espalda al sufrimiento de nadie, especialmente de los más pobres. Francisco no se cansa de proclamarlo. Todo esfuerzo o renuncia, si motivado en el amor de Dios, prepara un futuro mejor para todos.